XIV Promoción

SISTEMA DE INGRESO Y COMPONENTES DE LA XIV PROMOCIÓN

Los exámenes de ingreso de la XIV Promoción, año 1958, comprendían tres grupos, todos independientes entre sí. Dichos exámenes consistían en un Reconocimiento Médico y unas Pruebas Físicas eliminatorias y dos grupos de materias. El Primer grupo comprendía unas pruebas sobre Gramática española (Dictado y Análisis Gramatical), Geografía (General y Universal) e Historia (España y Universal). Superado este examen había que aprobar el Segundo Grupo consistente en pruebas escritas de teoría y problemas de Aritmética, Algebra, Geometría y Trigonometría.

En noviembre de 1957, el Boletín Oficial del Aire publicaba la resolución por la que se convocaban 75 plazas para el Servicio de Vuelo para ingresar en la Academia General del Aire. Como resultado de las pruebas de acceso fueron nombrados 79 Caballeros Cadetes al incluirse 4 plazas de gracia.

El 29 de julio de 1958, fue nombrado Alférez Alumno de la AGA, SAR don Juan Carlos de Borbón y Borbón, que debía hacer su presentación a la misma hora y el mismo día que los componentes de la XIV Promoción y con los que participaría en diversos actos durante el primer trimestre de su formación aeronáutica.

FORMACIÓN EN LA ACADEMIA GENERAL DEL AIRE

Durante la estancia de la XIV Promoción en la Academia se impartieron ciclos de asignaturas cuya duración en sesiones era variable, en función de su importancia y necesidad para un futuro oficial de Aviación.

Se trataba del diseño de un perfil específico para cuadros de mando de un Ejército del Aire altamente especializado. En los dos primeros años de la carrera, los planes de estudio estaban volcados prácticamente a la formación militar y humanística mientras que en tercero y cuarto cursos de dirigían fundamentalmente a la formación aeronáutica y técnica.

Todos estos planes se pueden encuadrar en varios grupos didácticos: Aeronáutico, Militar, Humanidades, Técnica y Formación Física.

La FORMACIÓN AERONÁUTICA de la XIV Promoción en la AGA fue la misma que se venía impartiendo en cursos anteriores.

Durante los dos primeros años se cursaban asignaturas vinculadas directamente con el vuelo como aerodinámica, navegación, cartografía, motores, y navegación. Asimismo en estos años se incluían vuelos de acomodación, bombardeo, ametrallamiento y fotografía aérea en aviones T-2B y B-2I.

Posteriormente en tercer año se comenzaba la formación elemental de vuelo. Esta fase se realizaba en aviones E-3B (Bücker), en la que el alumno volaba solo. En este curso se practicaban vuelos en formación, acrobacia y navegación. Durante el cuarto curso se alternaban vuelos en E-3B, y I-115 con E-17 (Mentor) como instrucción previa al curso Básico de vuelo. En esa época se concedía más responsabilidad y libertad al alumno. De todo ello cabe destacar vuelos de 48 aviones E-3B en formación cerrada "Charibari” y desfile Aéreo en Madrid donde participaron, volando solos, los alféreces alumnos de la Promoción.

La FORMACIÓN MILITAR en la AGA se impartía durante los 4 años (1958--1962) pero fundamentalmente en los dos primeros cursos se impartían asignaturas como Ordenanzas Militares, Régimen Interior, Código de Justicia Militar, Historia Militar y Aeronáutica, entre otras, alternando con la instrucción en orden cerrado y abierto.

El objetivo central de la formación militar radica en inculcar al alumno los valores y principios que si bien son de aplicación universal en el Ejército, tienen una mayor y particular trascendencia. En este sentido se ensalzaban el vivir con un auténtico compañerismo, sentido del honor, de la disciplina, obediencia y lealtad y estar dispuestos a darlo todo por la Patria sin nada a cambio. De esta forma el conjunto uniformado y heterogéneo de jóvenes que se incorporó en septiembre de 1958 a la AGA se fue convirtiendo en la “XIV Promoción”

.

En el ÁREA DE HUMANIDADES se englobaban asignaturas de gran interés por el bagaje cultural que aportaban al alumno. Este grupo comprendía asignaturas que iban desde Redacción de documentos, Fisiología del Vuelo hasta Psicología, pasando por Historia del Arte, Geografía Económica, Política Internacional y Pedagogía.

Cabe constatar la importancia que en aquella época se dio a las clases del idioma Ingles y Electrónica y a la formación y practica del liderazgo, mientras se seguían impartiendo clases de Matemáticas, Física y Química.

En el ÁREA TÉCNICA se combinaba prácticamente una formación profesional, a la usanza civil, con materias de estudios superiores, las cuales intentaban dibujar un perfil profesional especifico completo que cumpliera con el requisito de carrera superior universitaria reconocida por ley y de acuerdo con las necesidades de un Ejército del Aire moderno al tanto de los adelantos punteros recientes en aquella época.

También se complementaba el estudio con prácticas de laboratorio adecuadas a los objetivos que se perseguían. Cabe destacar que los profesores, supieron inculcar conocimientos e interés por los estudios que definieron a la 14 Promoción así como impulsaron el concepto, hoy día adoptado y asimilado en la sociedad profesional civil, de la educación permanente que con el tiempo la promoción reconoce y que ha servido para que numerosos miembros hayan cursado estudios universitarios.

Se sabe que la prosperidad de una nación se basa, entre otros, en dos pilares fundamentales: Una buena Educación Primaria y Secundaria, y en la fuerte colaboración y conjunción de la Universidad, la Empresa y la Defensa.

En el ÁREA DE LA FORMACIÓN FÍSICA, el E.A. siempre ha requerido que sus oficiales estén preparados en todas las áreas de la formación, de acuerdo con las diferentes misiones a cumplir en su futura vida profesional.

Una de las áreas a cubrir a cubrir por los planes de estudios era la de Formación Física y la AGA disponía de las instalaciones y el profesorado adecuados que facilitaban la práctica de un amplio abanico de deportes.

Las citadas instalaciones deportivas estaban en su mayoría al aire libre, excepto lógicamente la de Judo, lo que economizaba las inversiones en su construcción y mantenimiento.

La cercanía del mar hizo posible la práctica de dos deportes náuticos por parte del alumnado, el remo y la vela.

La XIV Promoción tiene el honor de ser la primera que utilizó el “Tatami” de Judo, denominado alférez Manzanero, en honor a este compañero que falleció en una clase de Judo. Fue la segunda baja en acto de servicio de la Promoción (hubo una primera anteriormente por accidente en vuelo en la AGA).

La programación de las actividades deportivas era casi diaria, especialmente para los alumnos de los primeros cursos, y de carácter general para todos, los sábados por la mañana, después del periodo de instrucción en orden cerrado. No había entre los alumnos especialidades deportivas con carácter fijo. Cada sábado se practicaba el deporte asignado.

Anualmente se organizaba un “encuentro” deportivo con los alumnos de la Universidad de Murcia, con el fin de establecer un mayor conocimiento mutuo entre ambos centros, que era beneficioso para ambas partes y sobre todo para la sociedad española. Igualmente, durante el último trimestre del curso escolar, se realizaban campeonatos de diferentes disciplinas deportivas entre los cuatro cursos.

El nivel de exigencia que se aplicó a los componentes de la XIV Promoción durante los cuatro cursos quedó de manifiesto en:

De los 79 que ingresaron para el Servicio de Vuelo, en 1962, salieron 46 tenientes pilotos (menos del 60%) y de los 79 ingresados, salieron tenientes 55 (menos del 70%).

IN MEMORIAM

…Si, por todos hoy rezo. Por los muchos que cayeron,
Por los muchos que en las nubes algún día se perdieron…
Porque miren serenados olas y aguas cristalinas,
porque rasguen nubes tibias, transparentes y azulinas;
porque vuelen sin angustia por tus cielos de satén,
porque crucen tus alturas, tan ignotas, tan agrestes,
porque lleven reposados los navíos ya celestes,
porque estén en justa gloria y a tu lado siempre… Amén

Dionisio Carricondo Felices,
Francisco Corcoy Galí,
Antonio Feliú Constante,
Emilio Tomás García García,
Vicente Manzanero Ramos,
Antonio Verdera Planells,
Carlos Vargas de la Rúa.

CARGOS DE ALTO NIVEL

Tras la salida de la AGA, los componentes de la XIV promoción, efectuaron toda clase de cursos de formación, entre lo que cabe destacar que veintitrés componentes obtuvieron el Diploma de Estado Mayor del Aire, dos el de Estado Mayor Conjunto y uno el Curso de Guerra Aérea en USA, uno el de Avanzado de Estado Mayor en el Reino Unido y seis realizaron el Curso de Altos Estudios Militares. Además realizaron como pilotos más de 500.000 horas de vuelo (169.544 militares y 350.524 civiles) y han ocupado puestos de alto nivel de responsabilidad tanto en el ámbito de la Defensa como en la Aviación Civil.

Cuatro componentes de la promoción alcanzaron el empleo de Teniente General, tres el de General de División y dos el de General de Brigada.

Se puede citar que las Jefaturas de los Mandos Aéreos Central, Levante, Combate, Logístico y Personal lo han ocupado nuestros cuatro tenientes generales.

Asimismo en el Ministerio de Defensa, uno de la Promoción ha sido Director General de Personal y también hemos dejado nuestra impronta en la Jefatura del CAOC nº 8, la Subdirección del INTA, y la Jefatura del Grupo Aéreo Europeo.

La Subdirección General de Servicios Técnicos y Telecomunicaciones del Ministerio de Defensa, los 2º Jefes de Estado Mayor del Aire y del Mando Aéreo de Canarias, la Jefatura de la Agrupación del Cuartel General del Aire, la Presidencia del Comité Permanente Hispano-Norteamericano y la Dirección de la Escuela Superior, han sido ejercidas por componentes de la XIV.

Cinco Agregadurías Aéreas (Estados Unidos, Perú, Argentina, Alemania y Corea del Sur), ocho Bases Aéreas y Alas (Albacete, Ala 14; Talavera la Real, Ala 23; Zaragoza, Ala 31 y 15; Morón de la Frontera, Ala 21; Jerez de la Frontera, Ala 22; Valladolid, Ala 37; Cuatro Vientos, Ala 48; Getafe, Ala 35 y Torrejón de Ardoz, Ala 54), el Grupo de Escuelas de Matacán (Salamanca) y el Aeródromo de Lanzarote han sido los mandos ejercidos por la XIV Promoción.

Asimismo, miembros de la promoción han mandado la Academia General, el Centro Cartográfico y Fotográfico, Centro Logístico de Experimentación, Escuela de Transmisiones, Escuadrón de Seguridad del Cuartel General, Colegio Menor Loreto, Grupo Móvil de Control Aéreo, Escuela de Automóviles y el Grupo Logístico de Automóviles.

La formación universitaria tampoco se ha descuidado. Numerosos componentes de la Promoción, han estudiado carreras universitarias (tres Licenciados en Económicas, tres en Derecho, dos en Ciencias Exactas, tres en Psicología, uno en Farmacia y uno en Ciencias Políticas), un Corredor de Comercio, un Notario, un Ingeniero Industrial, un Periodista, un diplomado en Informática, un diplomado en el curso de Guerrilleros y un diplomado en Gimnasia; dos Diplomados Universitarios (Sistema Fiscal y Ciencias Económicas), cuatro Diplomados en Investigación Operativa y un Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia.

En la Aviación Civil también componentes de la Promoción han ocupado puestos directivos y de responsabilidad, como Directores de Operaciones de las Compañías Aviaco, Viva Air, Aero Perú (Perú) y Gestair. Asimismo, componentes de la XIV, han ejercido como Subdirector de Instrucción de Air Nostrum, Subdirector de Instrucción y Subdirector de vuelos de Iberia y Director de vuelos de Viva Air.

Como cargos curiosos se citan que un componente de la XIV ha sido durante dos décadas Oficial de Enlace de la Aviación Civil y Militar de España en el organismo Eurocontrol (Bruselas). También otro de la Promoción fue Jefe de las Oficinas Gubernativas de la Provincia de Sahara y mandó las Harkas Saharianas, como único componente no saharaui.

FUTURO OFICIAL DEL EJÉRCITO DEL AIRE

Todas las experiencias vividas por la XIV Promoción llevan a la conclusión que en el mundo actual en cualquier Academia Militar se enseñan, que en los últimos años las amenazas a combatir han cambiado en el sentido de que las guerras, en su mayoría, ya no son entre ejércitos uniformados y por tanto difíciles de ver e identificar. Los escenarios bélicos son mucho más complejos; terrorismo internacional, religioso, estados fallidos, ciberataques, zona de operaciones en áreas urbanas etc.

Los escenarios bélicos son por tanto diferentes y ello significa profundos cambios tanto en las características como en la dimensión de las Unidades de las FAS que deberán ser ágiles y fácilmente desplegables.

¿Qué papel le corresponde a la Fuerza Aérea en este tipo de nuevas amenazas? El Ejército del Aire deberá estar configurado para contribuir a dar una respuesta rápida y adecuada y ser capaz de actuar integrado en estructuras multinacionales (OTAN, UEO, ONU) y disponer de medios aptos para actuar en defensa aérea, ataque a superficie, reconocimiento y transporte.

En cualquier caso las FAS nunca deben olvidar que su misión principal la marca y define claramente el artículo 8 de la Constitución: garantizar la soberanía e independencia de España, su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Finalmente, como dijo el Coronel Director de la AGA, con ocasión de nuestras Bodas de Oro, “la XIV Promoción siempre ha sabido vigilar con cariño el latir del corazón de nuestro Ejército del Aire y de nuestra España”.

XIV Promoción