XII Promoción

Escribir unas palabras sobre las vivencias y anécdotas de la XII Promoción a la que me honro pertenecer, de su paso por la Academia General del Aire,(AGA) no lo considero tarea fácil, pues al iniciar esta labor fluyen a mi mente, tantos y tantos, en su mayoría gratos recuerdos, que embotan mi cerebro. La Academia, nuestra AGA fue el crisol donde se fundieron nuestra juventud, sacrificio, compañerismo, entrega, ciencia y como no, espíritu militar y aeronáutico, obteniéndose con ello los mejores Oficiales posibles del y para el Ejército del Aire...

Antes de continuar con mi narración quisiera agradecer todo lo que la Academia hizo por la XII Promoción, especialmente a los hombres, que destinados en ella, ofrecieron sus mejores esfuerzos y momentos de sus vidas en beneficio de nuestra formación. Estos esfuerzos afloran con agradecimiento, estoy seguro, entre todos los componentes de la Promoción, con emocionado recuerdo.

La XII Promoción ingresó en la AGA en 1956 y permaneció en ella hasta julio de 1960. Hace por tanto 62 años que un grupo de jóvenes españoles llegaron a la Academia, llenos de ilusión, con un desconocimiento, en su mayoría total, de lo que sería la vida académica.

Después de una entera noche en el tren “especial y tras “disfrutar” de un sin fin de “novatadas” por parte de los Alumnos de 2º,3º y 4º Cursos, que no nos permitían dar una simple cabezada, llegamos a la estación de Santiago de la Ribera en la mañana del 15 de Septiembre, reglamentariamente vestidos con el uniforme blanco, que como se puede suponer, era de cualquier color menos blanco.

A los 55 Cadetes iniciales, se sumaron 5 más de la XI Promoción, por lo que la XII inició su andadura con 60 Cadetes. A estos, por acuerdo con el recientemente iniciado Reino de Marruecos, se agregaron 12 Cadetes marroquíes que permanecieron en la Academia durante un año escolar siguiendo un curso de características especiales.

PRIMER CURSO: 1956-1957

El primer día de Academia fue para la mayoría de los componentes de la XII Promoción, uno de los más agitados de su existencia. Entre cuantiosos toques de corneta, formaciones, papeleo y un sin fin de actividades, junto al transporte de baúles de una Escuadrilla a otra y limpieza de grasa de los mosquetones y machetes de los Alumnos de 2º,3º y 4º Cursos finalizó el primer día de nuestra estancia en la Academia con el toque de Silencio a las 22:00 horas

El segundo día, se dedicó principalmente a recibir el equipo personal de un Cadete de la época, junto a los libros y material escolar. Tras las clases teóricas vespertinas y en la hora de “paseo” continuamos transportando baúles de un edificio a otro y limpiando de grasa mosquetones y machetes. En las dos horas de estudio, más que estudiar, reflexionabas de lo ocurrido durante el día de actividades frenéticas sin descanso y, a veces, llegabas a la conclusión que quizá te habías equivocado en la elección de querer ser aviador militar.

El número de asignaturas de aquel primer año, en mi opinión fue excesivo: A la memorización de las Ordenanzas Militares, junto a Régimen Interior, Leyes Penales, Historia de la Aviación, Organización y Psicología y Moral Militarse unían otras como Cálculo, Química, Cartografía, Meteorología y Geografía Económica.

Durante el primer trimestre tuvimos, todas las mañanas, tres periodos de instrucción, principalmente en Orden Cerrado y los sábados otros tantos, pero estos junto a los Alumnos de 2º,3º y 4º Cursos. Recuerdo con verdadero cariño, agradecimiento y emoción a nuestro Capitán D. Eutimio Hernandez Garcia que con su buen hacer y ejercicio del mando, ayudado por los Alféreces de 4º Curso de la Escala de Tropas y Servicios, consiguió un conjunto homogéneo de hombres jóvenes, ilusionados con lo que hacían para llegar a ser buenos Soldados.

A finales de noviembre, por fin, todos los Alumnos de la XII Promoción disfrutamos de dos vuelos de acomodación en la Becker.

Los días se iban sucediendo, sin solución de continuidad, y llegó el 10 de diciembre, Festividad de la Virgen de Loreto, Patrona del Ejército del Aire, en el que, con la emoción propia de este acto transcendental en nuestras vidas, los componentes de la XII Promoción al jurar Bandera nos convertimos en Soldados de España.

Tras las vacaciones de Navidad y de vuelta a la Academia, se reanudaron las clases teóricas y prácticas, junto a ejercicios de tiro con todas las armas inimaginables: mosquetón Máuser, pistola Star, subfusil Z-45,granadas de mano, ametralladoras Alfa y Dreisser, morteros Valero de 50mm- y 81 mm.,incluso tiro al plato con escopeta del 12.

Creo recordar que en enero, alguien de la Promoción consiguió un Búho, animal que rápidamente adoptamos como emblema de la Promoción. El padre de uno de la Promoción, Balbuena, magnifico dibujante, lo traslado al papel y dio origen al emblema de la XII Promoción; la Promoción del Búho.

Los días, semanas y meses continuaban pasando con una actividad inusitada y frenética; Instrucción en Orden Cerrado y Abierto, marchas, gimnasia y deportes junto a las clases teóricas y, para finalizar Campamento en las Dunas de Guardamar donde llegamos tras una marcha nocturna de más de 40 Km. desde la Academia. Recuerdo que en estos días en Guardamar, no hubo noche en la que, mediante el toque de “Generala”, participábamos en distintos ejercicios tácticos, incluso con disparos de cartuchos de fogueo, armando auténticas verbenas de fuegos artificiales.

Con los exámenes finales y la entrega de Despachos de Teniente a los Alumnos de la IX Promoción y el nombramiento de Alféreces Alumnos a los de la XI, finalizó el Curso, quedando como repetidor un miembro de la XII Promoción.

SEGUNDO CURSO: 1957-1958

Incorporados nuevamente a la AGA a mediados de Septiembre, se inició el Segundo Curso de nuestra carrera militar con idéntico horario del año anterior.

A las asignaturas propias de la carrera militar, tales como: Código de Justicia Militar, Armamento y Tiro, Detall y Contabilidad y Defensa Pasiva, se añadieron otras, ya relacionadas con la carrera aeronáutica, tales como: Reglamento de Circulación Aérea, Bombardeo y Tiro Aéreos, Fotografía y Fotogrametría, Cartografía, Cinemática, Meteorología y Electrónica.

Durante las horas matinales empezamos a volar en el Junkers para obtener el Título de Piloto Observador. En estas prácticas, que totalizaron alrededor de 65 horas de vuelo, efectuamos navegación, croquizado de objetivos, tiro aire-suelo, bombardeo y fotografía aérea.

Las prácticas de tiro y fotografía se hacían desde la góndola del Junkers, con medio cuerpo fuera del fuselaje y sujetos a él por un atalaje. El tiro con la ametralladora MG del 7,92 sobre una balsa de madera fondeada en el Mar Menor y la fotografía oblicua con una cámara que pesaba más de seis Kg. Las fotografías verticales se hacían con una cámara más moderna, con la que obteníamos excelentes mosaicos, revelando y positivando las fotografías en el Laboratorio Fotográfico y montando dichos mosaicos.

Las prácticas de bombardeo se realizaban lanzando unas bombas de yeso sobre el islote Farallón, mediante un visor alemán con los interruptores señalados EIN (eincendido) equivalente al ON y AUS (auscuras) equivalente al OFF.

Durante el primer trimestre de este Curso, sucedieron los ataques a posiciones españolas en Ifni y Sahara. Por nuestra parte nos limitamos a desfilar, en recuerdo de estos hechos, con el pasodoble “Islas Canarias”.

Al igual que el año anterior, se sucedían las semanas y meses sin descanso y tras los exámenes finales, en junio marchamos al Campamento de Guardamar, pero esta vez en parte en autobús y de día. La vida en el Campamento similar al año anterior, con marchas, ejercicios tácticos, conferencias y como no, con los correspondientes toques de Generala nocturnos.

Durante este Curso y a instancia del Coronel Director D. Julio Salvador Diaz Benjumea, que sería nuestro único Coronel durante los cuatro años, se implantó en la Academia el Código del Honor, implantación a la que los Alumnos presentamos cierta resistencia, al tratarse de unas normas de conducta aplicables a los Cadetes americanos de Colorado Spring y que chocaban con la idiosincrasia y forma de ser y actuar de los Cadetes españoles.

El Curso daba sus últimos coletazos y el 12 de julio se celebró el acto de estrega de Despachos de Teniente a la X Promoción y nuestro nombramiento de Alférez Alumno, obteniendo con ello nuestra primera estrella de Oficial del Ejercito del Aire.

TERCER CURSO: 1958-1959

El inicio de este curso tuvo una particularidad importante y muy grata: Empezamos a volar la Bucker, para en pocos días y por primera vez en nuestras vidas volar SOLO.

A esta particularidad hay que añadir la incorporación a la AGA de S.A.R el Príncipe D. Juán Carlos de Borbón y Borbón en la que permanecería durante un año escolar, integrándose con los Alumnos de 3º y 4º en las diferentes actividades académicas.

Las asignaturas de este curso aumentaron positivamente nuestros conocimientos en las áreas científica y aeronáutica; a la Física, Ecuaciones Diferenciales, Termodinámica, Aerodinámica y otras se añadieron Radionavegacion, Astronomía y Navegación Astronómica y Vuelo Instrumental junto con el idioma Inglés.

Los vuelos en la Bucker continuaron durante todo el año. Fueron vuelos de acrobacia, de navegación a la estima, resbales y formaciones, primero con 4 y finalmente de 36 aviones. Precisamente, durante un vuelo de acrobacía, el Alférez Alumno de la XII Promoción D. Francisco Moreno Sanchez perdió la vida al estrellarse, produciéndose la primera baja en la Promoción en acto de servicio.

En el mes de mayo, la AGA participó en el Desfile que se celebró en Madrid. Los Alumnos de 4º, lo hicieron por aire en las Bucker y Mentor y los de 3º,2º y1º por tierra. En este Desfile S.A.R el Príncipe formó parte de la escolta de la Bandera de la Academia. Después de los exámenes finales y el Campamento en Guardamar se iniciaron los Campeonatos de Patrullas Militares, quedando la Patrulla de la XII Promoción en primer lugar, participando en ella S.A.R El Príncipe D. Juan Carlos de Borbón y Borbón.

Con la Entrega de Despachos de Teniente a los Alumnos de la XI Promoción y el nombramiento de Alférez Alumno a los de la XIII, finalizó el año escolar, incrementándose la XII Promoción con cinco Alumnos de la XI que repitieron curso por distintos motivos.

Como no iba a ser todo estudiar, durante este año los Alumnos de la XII Promoción representamos la obra “La venganza de Don Mendo” representación en la que intervino también S.A.R el Príncipe y que fue un verdadero éxito muy comentado y loado por el público asistente.

CUARTO CURSO: 1959-1960

Desde el mismo comienzo del Curso empezamos el teórico del avión E-17 Mentor y tras su finalización los correspondientes vuelos. Tanto el curso teórico como los vuelos, se acercaban muy mucho a lo que sería a partir de entonces nuestros vuelos en sucesivos aviones, dando un paso histórico al pasar de un material germano a otro más moderno americano. Los vuelos en la Mentor los alternábamos con vuelos en la Bucker, principalmente con formaciones de 36 aviones que denominábamos “Charibari”

.

A asignaturas como Derecho Internacional Aéreo, Economía, Astronáutica, Relaciones Internacionales y Proyectiles Dirigidos se añadió el inglés con clases teóricas y de laboratorio en un número elevado de horas diarias Durante este año, los Alumnos de la XII Promoción representaron la obra “Cuatro corazones con freno y marcha atrás” que constituyó también un verdadero éxito.

En el mes de Mayo, la AGA participo en el Desfile que se celebró en Barcelona, los de la XII Promoción por el aire en las Becker y los Alumnos de 3º,2º y 1º Cursos por tierra. El vuelo de ida y vuelta lo realizamos desde la Academia al Aeroclub de Castellón y de aquí a Sabadell en cuyo palomar del Aeroclub nos alojamos.

.

A la vuelta a la Academia corrió el rumor, que posteriormente se hizo realidad, de que algunos miembros de la XII Promoción participarían en Buenos Aires en los actos de celebración del CL Aniversario de la independencia de Argentina. Después de formar la Promoción por estatura se eligieron los 27 Alumnos más altos; como hubo protestas por el procedimiento nos tallaron rigurosamente en la Enfermería y así fueron seleccionados los 27 que irían a Argentina.

- La verdad es que el viaje fue un verdadero regalo, pues además de estar fuera de la Academia durante 14 días se añadían el salto del charco en aviones DC-4 del Ala 35 con un total de 65 horas de vuelo entre la ida y la vuelta, tocándonos a alguno de nosotros calcular Líneas de Situación mediante un Sextante y las tablas de Navegación Astronómica, poniendo en práctica lo aprendido en 3º Curso.

.

Mientras tanto los 37 Alumnos, “no tan altos” continuaron en la Academia sufriendo los rigores propios, sobre todo con la asignatura de Proyectiles Dirigidos. Estos 37 Alumnos “castigados” por no ser altos realizaron una pequeña vuelta aérea a España en las Bucker.

.

Por fin llegó el gran día. Nuestro sueño tantas veces acariciado .y deseado se hizo realidad. El 15 de julio de 1960 recibimos nuestro Despacho de Teniente. No recuerdo que Autoridad me hizo entrega del Despacho, pero sí recuerdo la Orden de nuestro Coronel, cuando dijo:

TENIENTES DE LA XII PROMOCION, POR ÚLTIMA VEZ EN ESTA ACADEMIA:

“ROMPAN FILAS”.

XII Promoción